LA MUJER, LEJOS DE LA PRESIDENCIA

TXT: ALFREDO ARNOLD

0
325
Tres candidatas presidenciales: Josefina Vázquez Mota, Cecilia Soto y Patricia Mercado compartieron su aciertos y errores de campaña, en el libro “Una lección para todas”, publicado en 2015.

Margarita Zavala será la sexta mujer que intentará ganar una elección presidencial en la historia de México. Hasta ahora, ninguna lo ha conseguido.

Algo se ha avanzado en presencia del género femenino desde que Rosario Ibarra de Piedra se lanzó a la contienda en 1982 como abanderada del Partido Revolucionario de los Trabajadores. La elección fue ganada arrolladoramente por Miguel de la Madrid con casi el 71% de los votos, mientras que la primera candidata presidencial obtuvo apenas el 1.77% y se fue hasta el quinto lugar. Tres décadas después, Josefina Vázquez Mota se colocó en tercer lugar con el 25.4% de la votación. El avance entre los 416 mil votos de Rosario Ibarra y los 12.7 millones de Josefina es innegable, aunque el resultado es el mismo: ninguna mujer ha podido lucir la banda presidencial.

En 1994 se registraron dos candidatas: la profesora Marcela Lombardo, del Partido Popular Socialista, que finalizó en último lugar con apenas el 0.47% de la votación y su partido perdió el registro; la otra contendiente fue la primera mujer que realmente llegó a interesar al electorado, la física Cecilia Soto que bajo las siglas del PT obtuvo el 2.75% de la votación y ocupó el cuarto lugar.

En las históricas elecciones del 2000 no se registraron mujeres, pero en el 2006 volvieron a intentarlo, ahora con la economista Patricia Mercado, por el Partido Alternativa Social Demócrata y Campesina (PASD), cuyos números, cuarto lugar y 2.7% de la votación, fueron muy parecidos a los que doce años atrás había obtenido Cecilia Soto.

Hasta entonces, las cuatro candidatas habían enarbolado banderas de izquierda, lo cual explicaba, en parte, su baja eficiencia electoral, pero en 2012 se advertía un panorama distinto. Ahora sí, un partido sólido que además era el partido en el poder, el PAN, postulaba a una mujer, la economista, escritora y para entonces ya experimentada funcionaria pública Josefina Vázquez Mota. Ganar la candidatura fue una primera gran tarea que tuvo que realizar y lo hizo de manera contundente al dejar en el camino a dos aspirantes peso completo: Ernesto Cordero y Santiago Creel. Pero después algo ocurrió en el seno del PAN, fue evidente la desunión y que dejaron sola a Josefina en la primera parte de la campaña; el propio expresidente Vicente Fox pidió abiertamente votar por el priista Enrique Peña Nieto para cerrarle el paso a Andrés Manuel López Obrador. Cuando el PAN reaccionó e intentó reposicionar la imagen de su candidata ya era demasiado tarde. Finalmente, aunque no ganó, Vázquez Mota consiguió el mejor resultado para una mujer en la historia de las elecciones presidenciales de México: el tercer lugar, 25.41% del porcentaje total y más de 12.7 millones de votos.

EN TURNO, MARGARITA ZAVALA

La boleta electoral del próximo 1 de julio llevará seis candidatos, de los cuales solamente una es mujer. Al no encontrar espacio en su partido, el PAN, Margarita Ester Zavala Gómez del Campo, se abrió camino por la vía “independiente”. Al igual que Jaime Rodríguez “El Bronco” y Armando Ríos Piter, recolectó más de un millón de firmas de apoyo en por lo menos 17 entidades federativas para ganarse un lugar en la boleta.

SÍ VOTARÍAN, PERO…

TXT: MYRNA AGUILAR CARRILLO

De acuerdo a un sondeo entre 100 mujeres mayores de 18 años, en Guadalajara y Zapopan, un gran porcentaje estaría dispuesto a votar por una mujer:

¿Podría gobernar nuestro país una mujer?

SÍ         98%

NO         1%

NO SÉ    1%

¿Votarías por Margarita Zavala?

SÍ          49%

NO        15%

NO SÉ    36%

El perfil político de Margarita es sólido: abogada, diputada federal e integrante de la ex Asamblea Legislativa del D.F., cofundadora del Instituto Nacional de las Mujeres y, sobre todo, Primera Dama, ya que, si bien la circunstancia de ser consorte del Presidente no cuenta como cargo oficial, la experiencia de serlo es valiosísima, pues implica viajes por todo el territorio nacional y el mundo, conocimiento de mandatarios y personajes,y muy seguramente la vivencia casi en carne propia de los problemas, éxitos, traiciones, expectativas, fracasos y demás sensaciones que invaden a un presidente y que éste descarga en sus momentos de mayor soledad con una sola persona: su mujer.

Cientos de libros se podrían escribir sobre la influencia, buena o mala, de las primeras damas a lo largo de la historia de México y el mundo.

Detalle por detalle, elemento por elemento, el perfil de Margarita Zavala es altamente competitivo con el de sus cinco rivales: Meade, López Obrador, Anaya, El Bronco y Ríos Piter. En lo único que no puede competir es en el género, los cinco son hombres, sólo ella es mujer, ¿por eso está destinada a perder?

Las mujeres hacen mayoría en el Padrón Electoral. Si todas las mujeres votaran por una misma mujer ganarían la elección. Pero Margarita Zavala sabe que eso no ocurrirá: “Ninguna mujer representa a todas las mujeres”, dice, aunque espera que el género por sí mismo le sume algunos votos: “Hay muchas mujeres que, aunque no están totalmente conmigo, votarán por mí”.

Sudamérica ha sido en los últimos tiempos un campo fértil para que gobiernen las mujeres; seguramente también lo será México. ¿Cuándo? Eso está por verse.

Dejar respuesta