LA EDUCACIÓN Y LAS LIBERTADES AMENAZADAS

TXT: ARTURO ZAMORA JIMÉNEZ

Senador y Secretario General de la CNOP

0
54

La difusión de un video patrocinado por la organización social Mexicanos Primero ha despertado un debate trascendental en nuestra cultura cívica y la opinión pública y sobre la normatividad político-electoral vigente.

El contenido del mensaje incluye aspectos fundamentales como el deseo de una educación de calidad, que el trabajo de los docentes sea evaluado y que estos cursen programas de actualización permanente, que las nuevas generaciones tengan acceso a clases de inglés y al uso de las tecnologías de la información en todos los niveles educativos, la difusión del conocimiento y de las herramientas para el emprendimiento, así como la consolidación de los beneficios de la Reforma Educativa.

El video termina con la firma de sus promotores, Mexicanos Primero, y la leyenda: “La educación de tus hijos no es negociable”.

¿Alguien podría oponerse a una de estas expresiones que se observan en el video? No. El hecho es que los candidatos a la Presidencia de la República, José Antonio Meade, de la Coalición Todos por México, y el del Frente PAN-PRD-MC, además de dos independientes, lo celebraron y se manifestaron plenamente a favor de su contenido y transmisión.

El único que protestó y lo adjudicó a una “guerra sucia” en su contra fue López Obrador, cuyo partido se apresuró a responder a la iniciativa ciudadana con un spot partidista donde se presenta el supuesto “proyecto educativo” de AMLO, alejado de lo que él ha venido diciendo y difundiéndolo sólo para tratar de quitarse un saco que vino a quedarle a la medida.

Mexicanos Primero es una organización experimentada y apartidista. Su causa es una sola, la calidad educativa, y ha sido crítica y propositiva de la Reforma Educativa en marcha e invariable en los valores culturales y cívicos de sus miembros. Los niños que actúan en este mensaje son sus hijos y participan en casa y en la escuela de la misma filosofía.

Ya sabemos que López declara abiertamente “desconfiar de todo aquello que suene a sociedad civil” y que su alianza con las fracciones más violentas y corruptas de la CNTE, así como con Elba Esther Gordillo, lo obligan a mantener su promesa de cancelar dicha reforma para meter a la nación en una espiral de discordia y confrontación en ésta y en otras materias.

Lo que enoja a El Peje y a sus feligreses (como los llamó Isabel Turrent en su reciente columna) es la exhibición pública de un político dispuesto a las alianzas más inconfesables con tal de llegar al poder y a cancelar el futuro de la niñez de México en aras de sus fobias y prejuicios.

Censurar la publicidad contratada por particulares, en la cual se pronuncian sobre un tema de gran actualidad y trascendencia social, por supuestos mensajes racistas o discriminatorios, atentaría contra la libertad de expresión de la ciudadanía.

Asimismo, la reacción furibunda de López ante la eventual transmisión de un documental sobre el populismo en América Latina, que dedica un capítulo a su expresión mexicana encabezada por el dueño de Morena, es una muestra más de la censura que ejerce y que lo pinta de cuerpo entero.

Es sintomático que los devotos de López califiquen de libertad de expresión los mensajes que ellos emiten y de “guerra sucia” las expresiones genuinas y legítimas de la sociedad civil. Por lo demás, queda claro —como constatan las encuestas— que la gran mayoría de los mexicanos quiere que la Reforma Educativa siga adelante para hacer de México una potencia global con base en la formación integral, permanente y ética de su capital humano.

Dejar respuesta