EL PRI GANÓ DONDE TENÍA QUE GANAR

TXT: ALFREDO ARNOLD

0
75
Alfredo del Mazo era el único candidato priista que no podía perder la elección. ¡Y ganó!

El PRI supo hacer la tarea y ganó la elección que más le interesaba, la del Estado de México, donde la contienda, más que entre partidos, se percibía como una medición de fuerzas entre el presidente Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador de cara a los comicios presidenciales de 2018.

El PRI podía haber sacrificado dos gubernaturas, la de Coahuila y la de Nayarit, pero jamás perder su bastión histórico, y menos teniendo como abanderado a un hombre tan política y familiarmente cercano al Presidente como lo es Alfredo del Mazo Maza. Finalmente ganó donde tenía que ganar, perdió Nayarit y todavía hasta la semana pasada se disputaba en la mesa la elección coahuilense.

La jornada electoral del pasado 4 de junio deja las siguientes conclusiones:

1.El PRI ganó, porque se quedó con la parte del pastel que más le interesaba.

  1. Morena se proyectó como una fuerza de mucho cuidado para el 2018; de la manga se sacó a su candidata Delfina Gómez en Edomex y ésta le dio un buen susto al PRI. La candidatura de AMLO para el 2018 está más viva que nunca.
  2. El PAN dio una de cal y otra de arena. Ganó Nayarit con Antonio Echevarría García en alianza con las fuerzas de izquierda representadas por el PRD y el PT, pero fue relegado hasta el cuarto lugar en el Estado de México, donde su candidata Josefina Vázquez Mota sufrió otra dolorosa derrota política, después de haber transitado hace cinco años sin pena ni gloria en la elección presidencial del 2012.
  3. La doble mala experiencia de Josefina Vázquez Mota seguramente pesará bastante en contra de las aspiraciones de Margarita Zavala, quien busca la candidatura presidencial. Difícilmente volverán a confiar los panistas en una mujer para buscar posiciones de primer nivel, situación que no van a desaprovechar los dos lobos que vienen detrás de ella: Rafael Moreno Valle, a quien vemos diariamente en televisión y en cientos de espectaculares “promocionando su libro” y el propio presidente del partido, Ricardo Anaya.
  4. La fragmentación de los votos se convirtió en un problema, pues si bien el 35 por ciento de la votación puede ser suficiente para ganar una elección, al aplicarle el porcentaje de abstencionismo resulta que sólo el 15 por ciento de los electores habría votado por el futuro gobernante. ¿Eso es democracia?, ¿proyecta legitimidad?, ¿sirve para gobernar?… Me temo que no.
  5. El furor de los candidatos independientes se vino abajo. Fue llamarada de petate y no se le ve mayor futuro en próximas elecciones.
  6. Las alianzas se han convertido en el fiel de la balanza electoral. Hipotéticamente, si Morena, PRD y PT hubieran formado un solo frente, quizá habrían ganado las tres gubernaturas. Pero el tema no es sencillo ya que la unión implica necesariamente la aceptación de López Obrador como líder único, y eso es algo que no pueden aceptar por default personajes como Alejandra Barrales, Miguel Ángel Mancera y otros más.
  7. Movimiento Ciudadano, la gran fuerza política de Jalisco, carece de representatividad fuera de este estado. En estas elecciones apenas pintó con menos de 5 por ciento su candidato en Nayarit. Habrá que ver si mantiene su poder en Jalisco para el 2018 ó se deja rebasar por Morena que trae un paso arrollador.
  8. La pulverización de votos, las cifras cerradas de los resultados y la propensión a hacer alianzas, reafirma la pertinencia de adoptar la segunda vuelta electoral en México. Ello dará mayor solidez a los gobiernos que emanen de ese esquema.

10. A diferencia del 2016 cuando entregó a la oposición       cuatro gubernaturas que había detentado a lo largo de     86 años, lo que le costó la presidencia del partido y         sus aspiraciones presidenciales a Manlio Fabio                 Beltrones, hoy el PRI vuelve por sus fueros y podrá         enfrentar con más ánimo el proceso que viene. Suben     los bonos de Enrique Ochoa Reza y junto con él, los         de Arturo Zamora Jiménez, líder de la CNOP y quien         ya debe formar parte de la lista de preocupaciones de     Enrique Alfaro.

EL DATO

A pesar de lo cerrado de los resultados electorales y de haber perdido la gubernatura de Nayarit, el PRI se mantuvo como la fuerza política que más votos obtuvo en las elecciones del 4 de junio pasado, al sumar 2 millones 653 mil 386 sufragios, y Morena se colocó en el segundo lugar, con 2 millones 504 mil 21 votos para sus candidatos.

Dejar respuesta