EL CULTO A LAS PEORES DICTADURAS

TXT: RICARDO ALEMÁN

0
935
ALBERTO ANAYA GUTIÉRREZ, presidente del Partido del Trabajo

Morena: ¡culto a las peores dictaduras! No es nuevo que reputados lopistas como el delegado de Azcapotzalco, Pablo Moctezuma –hermano del neolopista Esteban Moctezuma–, y Ramón Jiménez López, excandidato a la Delegación Gustavo A. Madero, son fieles seguidores y defensores del dictador norcoreano Kim Jong-un. Tampoco es novedad que esos descocados son reconocidos asesores de López Obrador.

Tampoco es noticia que otros “probados lopistas” son feroces defensores de la dictadura de Nicolás Maduro. Entre ellos destacan la número dos de Morena, Yeidckol Polevnsky, John Ackerman, Gerardo Fernández Noroña, Valdemar Moratto y Eduardo Navarro, dirigente del Frente Popular Francisco Villa Siglo XXI.

Todos ellos guardan silencio a pesar de los escándalos globales por los crímenes de Estado contra opositores cometidos por los dictadores Kim Jong-un y Nicolás Maduro. Y, claro, todos ellos gritan “¡asesino!” a Peña Nieto por la muerte de los 43 normalistas de Ayotzinapa a manos del cártel criminal de Los Guerreros Unidos. Así la “chabacana” congruencia.

Por eso a nadie parece sorprender lo escandaloso que resulta que AMLO tenga entre sus principales colaboradores y asesores a fanáticos de los más perversos y perniciosos dictadores del tiempo moderno, a pesar de que es incuestionable que Obrador pretende convertir a México en una de esas dictaduras.

Lo sorprendente es la revelación del portal laotraopinion.com.mx sobre los vínculos del dueño del Partido del Trabajo, Alberto Anaya –otro locuaz lopista–, quien durante semanas se codeó con la crema y nata de la dictadura norcoreana, a la que rinde culto.

Dice la nota de La Otra Opinión: “Le gusta que le llamen ‘Camarada Anaya’. Es dueño absoluto de la franquicia política mexicana llamada Partido del Trabajo, mejor conocida sólo por sus siglas: PT.

“Alberto Anaya se encuentra en Corea del Norte, a donde llegó desde el pasado 14 de abril junto con otros dirigentes del PT para manifestar su respaldo al dictador de ese país, Kim Jong-un.

SEMBLANZA

 

Alberto Anaya Gutiérrez es un político, abogado y economista mexicano, fundador y presidente del Partido del Trabajo (PT) desde 1990. Ha sido diputado federal y senador por el estado de Nuevo León y es líder de la agrupación Tierra y Libertad. Fue galardonado en 2013 por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

“La KCNA, agencia de información de Corea del Norte, informó que el 14 de este mes –Sábado de Gloria en México–, tuvo lugar un banquete con motivo de la visita de los delegados del PT. Ese día se conmemoró en Corea del Norte el “Taeyangjeol” (Día del Sol), que no es otra cosa que el aniversario del natalicio del abuelo del actual dictador e iniciador de la dinastía, Kim Il-sung.

“La KCNA difundió una imagen en la que se aprecia al ‘Camarada Anaya’ sentado al centro de varios integrantes del Comité Central del Partido del Trabajo Coreano, que es el partido único en ese país. La agencia señaló que Anaya y la delegación del PT mexicano llevaron regalos al líder Kim Jong-Un.

“De acuerdo con fuentes del PT, hasta el pasado viernes 21 Anaya seguía en Corea del Norte. Vale recordar que Alberto Anaya es uno de los incondicionales de Andrés Manuel López Obrador, también adorador de la dictadura norcoreana.

“El 30 de marzo del 2013, Anaya envió una carta al dictador en la que le expresó su ‘admiración’ por ‘sus grandes hazañas’ a favor de los más necesitados.

“El PT es un negocio que le ha resul tado sumamente redituable a su dueño y fundador, Alberto Anaya, y a un reducido séquito de dirigentes entre los que se encuentra su esposa, María Guadalupe Rodríguez.

“Creado a partir de una organización de invasores de tierras en Nuevo Léon –el Frente Popular Tierra y Libertad–, el PT ha sobrevivido durante más de 20 años gracias a que en cada elección se vende al mejor postor para competir en alianza.

“En la época en que Andrés Manuel López Obrador controló al PRD, el PT se convirtió en una de rémora perredista. Elección que había, a nivel federal estatal o municipal, el PT la enfrentaba en alianza con el PRD, junto con Movimiento Ciudadano.

“Ese carácter de rémora dejó al PT enormes ganancias en diputaciones, senadurías y presidencias municipales. “Tan sólo a nivel federal, el PT obtuvo del INE, entre 1997 y 2016, poco más de 4 mil millones pesos. Y en 2017 recibirá 217 millones. A esta suma hay que agregar lo que el PT ha obtenido como prerrogativas a nivel estatal en las 32 entidades federativas y los recursos que año con año bajan sus dirigentes del presupuesto federal ‘para apoyar la educación’”.

Anaya ha sido el único dirigente nacional del PT en toda la historia de este partido, que conservó el registro en 2015 gracias a una maniobra electorera.

Diputado federal tres veces y dos veces senador de la República.

Es un campeón entre los vividores del poder. Así o más claro lo que quieren para México.

Al tiempo.

Dejar respuesta