Coordinadores Estatales, una medida antifederalista

EQUIVALE A CREAR UN PODER PARALELO AL GOBIERNO DEL ESTADO QUE ALENTARÍA RIVALIDADES POLÍTICAS

POR DANIEL RODRÍGUEZ FLORES

0
27
Carlos Lomelí, Enrique Alfaro y Andrés Manuel. Alguna vez estuvieron del mismo lado. ¿Estarían dispuestos ahora a compartir el poder en Jalisco?

En la Constitución se define a México como una república federal; sin embargo, la historia nos ha demostrado que poco o nada se cumple con este principio. ¿Redefinirá el nuevo gobierno la administración pública, o será más de lo mismo?

El próximo Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que su plan de austeridad incluye una nueva figura en la administración pública, la de los Coordinadores Estatales de Programas de Desarrollo, quienes tendrán la función de reemplazar todas las delegaciones federales a fin de crear una oficina general en cada estado, desde donde supervisará y dirigirá el uso de los recursos provenientes del Gobierno federal. La justificación es que así se tendrá un gobierno más eficiente y delgado.

Sin embargo, la propuesta tiene un trasfondo mucho más allá del tema burocrático. Si la figura de los Coordinadores llegara a crearse en los próximos años, se estaría hiriendo al federalismo.

Es cierto que el federalismo ha sido por muchos años un tema de forma, ya que los gobernadores tienen poco campo de acción cuando no les parece una decisión enviada desde Los Pinos. Eso no quiere decir que ahora las cosas deban mantenerse y mucho menos empeorarse. Nos encontramos en una de las épocas más democráticas en la historia del país; hemos dejado de lado el bipartidismo tradicional y, por primera vez, ningún partido político concentra más de la mitad de las gubernaturas de todo México. Este es el momento perfecto para impulsar una mayor autonomía de los estados, los que podrían servir como un excelente contrapeso a la próxima Presidencia de la República, ya que el Congreso estará en manos del mismo partido en el poder.

En el fondo tiene cierta lógica la figura de los Coordinadores ya que hay localidades con más de 40 delegaciones federales (en Jalisco hay 83 delegaciones y subdelegaciones federales), lo que implica un excesivo gasto corriente. También es común que funcionen como “recompensas políticas” para amigos del gobernador o del presidente. Pero esta es una situación que se debe corregir, no fortalecer como pasaría con la propuesta del próximo Presidente.

La designación de personajes como Delfina Gómez, Carlos Lomelí (para Jalisco) y Miguel Ángel Navarro sugieren que más que un tema administrativo, el asunto apunta a menguar el poder de algunos gobernadores, incluso a humillarlos. Es muy extraño dar el nombramiento de Coordinadores Estatales de Programas de Desarrollo a quienes fueron adversarios de los gobernadores. ¿Será un ambiente favorable para la creación de acuerdos que beneficien al estado o, por el contrario, polarizará los intereses políticos en detrimento de los gobiernos locales?

En realidad, no es sólido el argumento de lograr más eficiencia. Lo que se necesita es un sistema de fiscalización más coercitivo, transparente y autónomo que garantice un diagnóstico oportuno de las finanzas locales.

Parece que lo que pretende hacer el próximo Gobierno federal es crear estructuras paralelas para competir con los gobiernos locales.

Es bien sabido que existen muchos recursos que se pierden o están mal administrados, que varios gobernadores han abusado terriblemente del poder y que tenemos un federalismo cuestionable. También es cierto que no existe un auténtico interés federal por obligar a los estados a ser autosustentables y por ello decepciona el hecho de que en lugar de mejorar la transparencia, se quiera optar por la fuerza del control político y fiscal que solamente terminará por dañar aún más a las instituciones estatales, que de hecho ya están débiles y se antojan incapaces para responder a las necesidades de la población.

RECHAZO EMPRESARIAL

Dirigentes empresariales rechazan la propuesta de sustituir los delegados federales por coordinadores estatales designados por el Ejecutivo federal.

Gustavo de Hoyos (Coparmex), Mauro Garza (Centro Coordinador Empresarial Jalisco) y Xavier Orendáin (Canaco Guadalajara) cuestionan el anuncio que hizo el ganador de la elección presidencial Andrés Manuel López Obrador. “La concentración del liderazgo de las tareas de más de veinte dependencias federales en una sola persona supone una pérdida de especialidad y de pericia, lo cual podría traducirse en decisiones erráticas”, dijo De Hoyos.

Garza señaló que esta medida podría generar vacíos de poder en algunos temas como la seguridad, ya que no quedaría claro si se trata de una responsabilidad del gobernador o del coordinador designado.

Por su parte, Orendáin dijo que el nuevo modelo de apoyo al pacto federal debe basarse en la eficiencia sin centralismo. Con la medida propuesta, los recursos federales ya no llegarían directamente a la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas de Jalisco, sino que serían canalizados a través de las secretarías federales.

 

Compartir
Artículo anteriorINICIAN LOS FOROS PARA LA PACIFICACIÓN
Artículo siguienteMOLDE PRIÍSTA

Dejar respuesta