COLOSIO: HACE 24 AÑOS

TXT: MANUEL BORBÓN

borbonmanuel@gmail.com

0
92
Luis Donaldo Colosio Murrieta (1950-1994).

El pasado 23 de marzo se cumplieron 24 años de la muerte de Luis Donaldo Colosio Murrieta, asesinado en plena campaña presidencial.

Aun con sus errores políticos, fue un adelantado para su época, un político visionario y consciente de la realidad que vivía México.

En nuestro país, sobre todo en aquel tiempo, eran pocos los políticos que se atrevían a hacer las cosas diferentes y a buscar nuevas soluciones para los problemas.Desde el comienzo de su carrera política en la subdirección de Política Regional y Urbana de la ya extinta Secretaría de Programación y Presupuesto, se pueden encontrar sus rasgos revolucionarios, un afán incansable de cambio y seguramente por eso llegó a los primeros niveles.

Un ejemplo muy claro de este deseo de cambio se encuentra en su discurso de bienvenida a la XIV asamblea nacional siendo el presidente del PRI, en 1990.

Cito: “Vamos juntos a poner punto final a la perversión política de las decisiones cupulares y centralizadas, vamos a poner punto final a la imposición y la antidemocracia”.

Su paso por la dirigencia nacional de PRI fue abundante en cambios y transformaciones, le abrió la puerta a la democracia interna y externa del partido; esto, sin dejar atrás el gran trabajo realizado en las elecciones intermedias de 1991 al ganar 290 de los 300 distritos electorales del país.

Siempre defendió la famosa “cultura del esfuerzo y no del privilegio”, algo que se ve abandonado en todos los niveles de la clase gobernante actual.

Mucho de su rápido ascenso se debe a su originalidad y su visión a futuro, cambió los discursos tradicionales de gobierno por una política mucho más digerible y acorde a los temas que exigían los mexicanos.

Hoy más que nunca, es necesario llevar a la práctica la reforma al poder propuesta por Colosio ya que encaja perfectamente en las circunstancias actuales del país. Esta propuesta de reformar al poder proviene de un hombre que pertenece a una generación diferente, con una nueva forma de hacer política como él mismo lo afirmaba, y aunque hoy en día muchos políticos replican estas palabras en sus discursos no basta con eso, no es repitiendo como se logra el cambio.

El discurso de Colosio quedó plasmado en el monumento a la Revolución el 6 de marzo de 1994. Hay que convertir este legado ideológico en acciones. Este discurso de cambio, de reformas al poder, debe ser retomado con seriedad y puesto en práctica.

Hay que volver realidad ese México posible.

Dejar respuesta