CASI 97% DEL TERRITORIO SON TERRENOS RURALES

TXT: INEGI

0
9
Ejidos y comunidades agrarias siguen detentando la mayor parte de los terrenos rurales del todo el país.

Presenta el INEGI datos preliminares del Censo Nacional Agropecuario que estará terminado este año

 

Por primera vez en la historia, se cuenta con el mosaico de terrenos rurales en el país a un máximo nivel de detalle geográfico y estadístico, como resultado de la actualización del Marco Censal Agropecuario.

Con esta información es posible conocer dónde se produce, las dimensiones y características de cada terreno, la disponibilidad de agua para riego, la ubicación de los grandes productores y de la agricultura protegida, entre otros datos sobre la actividad agropecuaria y forestal de nuestro país.

Como resultado de la actualización del Marco Censal Agropecuario 2016 se identificó que en nuestro país hay 9.3 millones de terrenos rurales que ocupan un área de 190.3 millones de hectáreas y representan el 96.9% de la superficie total del país. De ellos, el 45.3% se concentran en Veracruz, Estado de México, Chiapas, Puebla, Hidalgo y Michoacán.

De los 9.3 millones de terrenos, 7.1 millones corresponden a la propiedad social, es decir, a ejidos y comunidades agrarias y ocupan una superficie de 101 millones de hectáreas, según lo declarado por los informantes, aunque este dato puede diferir de la superficie registrada ante el Registro Agrario Nacional.

Son de propiedad privada 1.9 millones de terrenos y aunque sólo representan el 20.9%, la superficie que ocupan asciende al 41% de la nacional, lo que significa que el tamaño promedio es superior a las demás formas de tenencia.

Nueve de cada diez productores agropecuarios y forestales son dueños de los terrenos donde producen. En el 3.8% de los casos, los terrenos son rentados.

En el país hay 7.6 millones de terrenos distribuidos entre grandes, medianos y pequeños productores agropecuarios y forestales. Cada gran productor tiene en promedio 94 hectáreas, mientras que los medianos y pequeños productores tienen 13 hectáreas.

La agricultura protegida, que consiste en la recreación, en instalaciones especiales, de condiciones ambientales óptimas para el desarrollo de los cultivos, se lleva a cabo en uno de cada 100 terrenos agrícolas del país. El invernadero es la instalación que más se utiliza y ocupa el 53% de los 56,430 terrenos que existen en el país con esta modalidad agrícola.

En México, 1 millón 66 mil terrenos reportan tener como actividad principal la ganadería.

Uno de cada siete terrenos rurales es destinado a la ganadería.

El 77.9% de los terrenos tienen bovinos como especie principal; 7.1% aves de corral, porcinos, ovinos, caprinos y colmenas, y el 15% restante reportó otras especies.

De los 62,873 terrenos que reportaron tener como actividad principal la forestal, en el 32.7% de ellos se explota el pino. Por superficie, esta especie ocupa el 36.5% de los 1.8 millones de hectáreas de terrenos forestales.

Estos datos y muchos más se presentan en tabulados predefinidos en la página del INEGI y mediante un Sistema de Consulta automatizado que permite visualizar detalladamente dónde se produce cada producto del campo, ya sea a cielo abierto o como agricultura protegida, con riego o sin riego, a nivel nacional, estatal, municipal o por área de control. El INEGI divide al país en cerca de 200 mil áreas de estudio para las que se presentan los datos.

El operativo de campo se realizó del 1 de septiembre al 3 de noviembre de 2016 y los temas considerados para actualizar información básica fueron: Georreferencia del terreno; datos del productor del terreno; caracterización del terreno; tenencia del terreno; derechos sobre la tierra; principal actividad que se realiza en el terreno; principal cultivo agrícola, especie ganadera o forestal; tipo de instalación para la agricultura protegida, así como disponibilidad de agua (riego o temporal).

La actualización del Marco Censal Agropecuario fue la primera de dos etapas en que estaba planeada la realización del Censo Nacional Agropecuario 2017. Con los datos obtenidos, se realizaría el censo durante el presente año, en el que se levantarían los cuestionarios censales para recabar información más detallada de las unidades de producción, sus diversos cultivos o especies y sus volúmenes de producción, entre otros.

Debido a la falta de presupuesto, la segunda etapa no pudo ser realizada en 2017, como estaba planeado. Sin embargo, el Marco Censal que se presenta, será fundamental para el levantamiento de la Encuesta Nacional Agropecuaria este mismo año y, con ella, obtener información sobre este sector de la economía nacional.

Compartir
Artículo anteriorEl PAN HACIA 2018
Artículo siguienteCUARTO PODER

Dejar respuesta