ASPIRANTES Y PARTIDOS: JUEGO DE INCONGRUENCIAS

TXT: DANIEL RODRÍGUEZ FLORES

0
88
En la titánica tarea de recolectar firmas de apoyo, al día 7 de noviembre, Margarita Zavala encabeza la lista de los aspirantes independientes con 80,244 firmas, seguida por Jaime Rodríguez “El Bronco”, 73,833. En la lista de los aspirantes a senadores independientes, el jalisciense Pedro Kumamoto lleva mano, con 25,347 firmas.

El nuevo ciclo electoral nos ha traído un cúmulo de incongruencia, la mayor de todas es quizá que los independientes dicen ser ex miembros de partidos, mientras que el PRI tiene como virtual candidato a alguien que no es militante.

Desconcierta lo que vemos: por un lado, aquellos que salieron de los partidos para lanzarse a una candidatura independiente, están acaparando firmas del mayor número de votantes y tomando la delantera frente aquellos que nunca fueron militantes de ningún partido pero que tienen un papel mucho más cercano a la ciudadanía. Por otro lado, en el Revolucionario Institucional está surgiendo con mayor fuerza un grupo que pone resistencia a la selección de Antonio Meade como el candidato presidencial.

Caso aparte es la alianza PAN-PRD, dos partidos con ideologías contrarias. El Frente Ciudadano, a pesar de tener una propuesta relativamente revolucionaria e innovadora, presenta una enorme contradicción, una gran diferencia entre las visiones de nación que históricamente han sostenido ambos partidos, y esto provoca más dudas que respuestas respecto al futuro que tendría el país en caso de que les acompañara la victoria en 2018. A la hora de repartir las secretarías, ¿qué partido tendría Hacienda y Crédito Público, Economía, Desarrollo Social o Salud? ¿Qué no el PRD estaba a favor de la legalización de las drogas y el aborto? ¿Acaso aceptaría el PAN este tipo de propuestas? ¿O sólo se haría esta alianza para ganar la Presidencia y desmantelarla en los primeros meses como ha sucedido en otras ocasiones?

Por insignificantes que parezcan estas dudas, afectan nuestra democracia y la credibilidad en la clase gobernante.

Cuando los candidatos y partidos políticos se ven envueltos en un ambiente de ambigüedad y falta de principios como lo estamos viendo en la actualidad, el mensaje que envían a los ciudadanos es que “todos son iguales” o que “sólo quieren obtener el poder”.

¿Qué podemos pensar de aquellos que han dejado su partido? O peor aún, ¿sus valores fundamentales, con tal de ganar una elección?

Si bien es cierto que todos los partidos y aspirantes tienen un gran desafío para el próximo año, es necesario que sus discursos y acciones mantengan cordura ante el panorama actual.

En el 2018 tenemos la responsabilidad de elegir sabiamente a nuestros próximos gobernantes, pero si existe un ambiente tan ambiguo, sin siquiera plataformas de gobierno serias, es muy remoto que en el electorado se despierte un auténtico deseo de participar.

Y es que cuando las políticas partidarias no pueden ser identificadas en términos de un programa concreto, el debate se desvincula de la realidad, tomando una orientación oscura e irracional.¿Acaso no se trata de evitar este tipo de decisiones a la hora de votar?

Lo mismo ocurrirá con los candidatos independientes, ya que tampoco estos tienen programas concretos y sólo confunden más a la población con un discurso poco entendible que refleja la única idea de llegar al poder, por el poder mismo, sin ninguna propuesta real de transformar a México para mejorar las condiciones de vida de la población.

Existen los medios para que los ciudadanos investiguen y conozcan las propuestas de los candidatos, pero si estos mantienen una cortina de ambigüedad para evadir posicionamientos en temas relevantes como la política internacional, la política económica o el combate a la corrupción, difícilmente lograremos que se cree un vínculo entre la sociedad y los candidatos.

Una buena cultura democrática se logra a través de propuestas concretas y programas serios para que los ciudadanos tengan una noción clara de por quién están votando. Tratar de ignorar el problema y buscar otras soluciones será como tapar el sol con un dedo.

Dejar respuesta