ALIANZAS E IDEOLOGÍAS

TXT: JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ PRATS

0
18

El pasado 29 de abril, el Partido Acción Nacional me distinguió haciéndome miembro de la Comisión de Doctrina. No es la primera vez que soy parte de ese petulante órgano colegiado, seguramente a los fundadores no les agradaría nada saber de su existencia. La doctrina panista, conformada por la filosofía liberal y el pensamiento social cristiano, está vigente y es válida; por lo tanto, debe prevalecer. Cada uno de sus postulados ha venido siendo confirmado por la evolución política. Carlos Castillo Peraza la denominó “el triunfo cultural del PAN”.

La tarea de esa comisión no es reelaborar o modificar los documentos doctrinarios, tampoco convertirse en una especie de inquisición o cuidadora de la fe para condenar a quien en la práctica se ha desviado de los sustentos humanistas del Partido Acción Nacional. Entonces, ¿cuál es la tarea? Pienso que es reflexionar e invitar a la deliberación de los acontecimientos en contraste con la teoría panista.

Lo anterior viene a cuento por la posible alianza con otros partidos y el desdibujamiento, según algunos, de su identidad. Ha surgido —bienvenido sea— el escrúpulo por cuidar la congruencia. Van algunas reflexiones:

En 1946 el Partido Acción Nacional le ofreció infructuosamente a Luis Cabrera, un gran revolucionario y pensador mexicano, la candidatura a la Presidencia de la República. Efraín González Luna señalaba con entusiasmo la fortaleza y la confianza del partido al invitar a alguien de distinta ideología. El Partido Acción Nacional no le debe temer a alguien que no milite en sus filas, siempre y cuando se cumplan requisitos elementales: calidad humana y prestigio social, entre otros. Manuel Gómez Morín, en el discurso al cumplir diez años de fundado el partido y con el cual se despide como dirigente, expone sus retos y concluye evocando una serie de requerimientos. Uno se ha venido repitiendo: que nunca falten motivos espirituales a nuestra lucha política. Viene aquí un enorme desafío, definir lo espiritual. Empiezo por lo que no es: ni lo material ni lo corporal. Mi buen amigo Carlos Castillo López agrega sus características: lo que trasciende y no se agota en su observancia. Su definición etimológica: “Principio vital o fuerza que anima a un ser humano, el ser invisible e intangible de una persona. Soplo, aliento…”. Son los principios fundamentales del PAN desde su origen: el respeto a la dignidad de la persona humana, la solidaridad, la subsidiariedad, la búsqueda del bien común y la preeminencia del interés nacional.

¿Es tan difícil encontrar coincidencias con otros partidos o candidatos? De una gran sabiduría es el inicio del Acta de Independencia de los Estados Unidos de Norteamérica: “Hay verdades evidentes por sí mismas”. ¿Cuáles son éstas en el México de hoy? Combatir la corrupción, fortalecer la seguridad, abatir la pobreza, generar empleos y cumplir la ley.

“Lo más prudente es atreverse”.

SHIMON PERES.

¿Qué debe hacer el Partido Acción Nacional? Acudo a Castillo Peraza: “Porque tenemos memoria, apostemos por nosotros mismos”.

Acción Nacional debe continuar con su proceso interno para elegir democráticamente a su candidato, conforme a sus estatutos, como lo ha hecho en los últimos procesos. No hay razón para modificar esta práctica. Propiciar al interior un gran debate entre los contendientes. Concientizar y capacitar al panismo para la gran batalla del 2018. Una vez electo el candidato, darle libertad para que pueda sumar otras fuerzas y buscar alianzas con la aprobación de los órganos internos del Partido Acción Nacional.

Nunca como hoy es válido el lema panista: Por una patria ordenada y generosa y una vida mejor y más digna para todos. El orden es un bien común, restaurarlo en México es una tarea de gran magnitud. La generosidad es la más bella virtud del alma para que prevalezca el altruismo y la solidaridad.

Dejar respuesta