LO BUENO, LO MALO Y LO FEO DE MATÍAS ALMEYDA

TEXT: ANTONIO RAMÍREZ ÁGUILA

0
22
Matías Almeyda, en dos años salvó a las Chivas del descenso, ganó dos Copas y un título de Liga.

A su llegada a México, el director técnico de las Chivas, Matías Almeyda despertó un sinnúmero de dudas y especulaciones sobre si podría salvar a Chivas del descenso, problema al que se había metido tras cuatro años de completa mediocridad. Se le consideraba al técnico argentino un técnico “novato” y desconocido”.

Almeyda venía de ascender a su amado RiverPlate y al Banfield, pero en ningún club de su país logró consolidarse como entrenador, lo que despertaba más dudas sobre su efectividad, y más cuando se le otorgó el “poder absoluto” en Chivas en cuanto a lo deportivo, cosa que no ocurría en el mundo del futbol desde que el legendario sir Alex Ferguson dirigía al Manchester United.

Hoy en día, las cosas han cambiado mucho para el “Pelado”, quien se ha convertido en un técnico exitoso con dos copas y una liga; en sus dos años ha alcanzado logros muy relevantes para el club, a pesar de que una legión de comentaristas anti-chivas no para de atacarlo.

Hagamos un somero repaso de lo que ha sido el trabajo del Almeyda al frente del equipo más popular de México:

LO BUENO

Matías Almeyda reconvirtió por completo al rebaño, que pasó de ser un equipo sin identidad en cuanto a su estilo de juego y estar peleando el no descenso, a ser un equipo ganador y protagonista. Apenas en su primer torneo consiguió alejar al equipo del descenso y ganar la Copa MX del Apertura 2015, rompiendo con una sequía rojiblanca de nueve años sin levantar título alguno.

Durante el 2016 Chivas se mantuvo dentro de la zona de liguilla, pero fue eliminado por el América en las liguillas de Apertura y Clausura disputadas ese año. Llegó el 2017 y las cosas mejoraron radicalmente, el primer semestre fue de ensueño para el timonel rojiblanco ya que Chivas se convirtió en el primer equipo en ganar el doblete de Liga y Copa desde la restauración del torneo copero, y a la vez se convirtió en el único técnico de la era moderna en ganar dos Copas MX.

El 19 de abril llegó la cuarta Copa de todos los tiempos para las Chivas, derrotando al Morelia (3-1 en penales) tras igualar a cero durante el tiempo regular. Así se consiguió el primer título de los rojiblancos en su estadio Omnilife; el primero como local desde el título de Liga del Verano 1997 que ganó en el estadio Jalisco frente al Neza.

Un mes después, en mayo, se jugó la final del torneo de Liga, en el que Chivas se enfrentó a unos poderosos y favoritos Tigres que traían un verdadero equipo de época, pero el estilo del “Tuca” Ferretifue contrarrestado por Almeyda. Tigres se dedicó a especular, apostó al “cero-cero” lo que le permitió al ataque rojiblanco dominar en los dos partidos de la final para alcanzar la ansiada doceava estrella de su brillante historia.

LO MALO

Algo de lo cual se le ha acusado a Almeyda durante toda su gestión es el manejo inadecuado de los partidos. Su estilo demasiado agresivo si bien es vistoso y el aficionado lo aplaude, en muchas ocasiones sus planteamientos de ataque resultan contraproducentes. De tanto atacar, el equipo pierde el orden y finalmente sufre derrotas en la parte final del encuentro a pesar de haber dominado casi todo el partido.

Actualmente, esa sigue siendo una debilidad de Chivas, el poco orden a la hora de atacar y su ansiedad cuando está abajo en el marcador, aunque es necesario aclarar que en este aspecto, ha mejorado últimamente.

Hay quienes acusan a Matías de ser solamente un “motivador”, pero, ¿quién no quisiera tener a un motivador en su equipo?

LO FEO

Los anti-Almeyda. Desde su llegada, el técnico argentino siempre ha tenido detractores, los que a su llegada afirmaron que era un “cazafortunas” que venía al futbol mexicano sólo por dinero, pero con el pasar de los meses el “Pelado” se encargó de callar bocas con sus logros. No obstante, sigue habiendo un nutrido grupo de comentaristas anti-chivas, sobre todo en televisión y radio. No importa que Almeyda gane lo que gane, siempre están buscando el prietito en el arroz y exponen todo tipo de argumentos para minimizar los triunfos de Chivas.

El momento más propicio para los anti-chivas ha sido precisamente el actual Torneo Apertura 2017 en que el equipo quedó eliminado de la liguilla y de hecho llegó a estar en el sótano de la tabla. Pero también se lanzaron contra él por la obtención del título frente a Tigres; se lo atribuyeron a un error arbitral de Luis Enrique Santander en vez de reconocer que Chivas había sido muy superior en el terreno a unos Tigres que no demostraron tener los argumentos futbolísticos ni el hambre para ganar el partido, pero, ¿qué más se podía esperar de quienes se la pasaron demeritando al Guadalajara con todo tipo de argumentos absurdos?

Si algo pudiera considerarse “malo” de Matías Almeyda, sería su propensión al juego ofensivo, a dar oportunidades a los jugadores jóvenes y a ser solidario en las derrotas con el resto del equipo. También es muy institucional, nunca habla mal ni cuestiona en público a sus jugadores ni a su directiva. Ya quisieran muchos equipos, de los llamados grandes, tener un técnico con estos “defectos”.

En líneas generales, podemos afirmar que Matías Almeydaes el mejor técnico de las Chivas en los últimos 15 años, pues ningún otro entrenador había logrado permanecer tanto tiempo en el banquillo, ni gozado de la extraordinaria confianza de Jorge Vergara, y todo eso en apenas dos años.

Si la disyuntiva fuera su permanencia o no, después de este mal Torneo Apertura, está claro que Almeyda debe permanecer en Chivas y su directiva tiene que dotarlo de las herramientas necesarias, es decir, refuerzos, para seguir haciendo de Chivas el equipo más importante del futbol mexicano.

Dejar respuesta