Lainez, ahora o nunca

POR OMAR FARES

0
338
Diego Lainez, la oportunidad es brillante.

EL DIARIO NTR / ¿Qué puede pasar por la cabeza de Diego Lainez ante el asedio de miles de personas? Es apenas un chico de 18 años de edad, que desde hace dos años cambió para siempre su estilo de vida. Es la edad en la que un ser humano recién deja la adolescencia y aún tiene fresca en su memoria los días de diversión con sus amigos. Pero él ya había tomado una decisión de ser futbolista profesional, y con tal convicción se enfiló a un destino que se presenta entre el éxito y el fracaso, un riesgo que cualquiera corre cuando emprende desafíos ambiciosos.

El emigrar al futbol europeo a una edad en la que nadie ha madurado lo suficiente para enfrentar infinidad de situaciones más allá de la cancha puede ser un arma de dos filos. Y no sólo es no doblegarse ante la nostalgia de estar lejos de su país, su familia, amigos, casa, sino que finalmente se haya tomado la decisión correcta de integrarse al Betis de Sevilla y no al Ajax de Holanda, que era el otro equipo interesado. Pero el negocio se impuso, porque para el América era imposible rechazar 14 millones de dólares por el traspaso del jugador, ante los 11 que ofrecía el equipo holandés.

Si bien es cierto que Lainez ha superado obstáculos donde otros se han estancado, lo que se avecina para él pondrá a prueba su estabilidad emocional. Llega a un equipo que le ha firmado un contrato hasta el 2024, es decir para llevarlo con calma hacia su consolidación en una liga muy exigente. De él dependerá no entrar en desesperación.

Simplemente hay que recordar cómo se escribe su nacimiento futbolístico para comprobar que el oriundo de Tabasco tiene un carácter fuerte. Como parte de la necesidad que tenía el entonces técnico Ricardo La Volpe en el Torneo de Clausura 2017, recurrió al novato de sólo 16 años y 8 meses para darle la oportunidad primero en un partido de Copa ante Santos. Al no intimidarse ante la primera prueba, “el Bigotón” lo envió a la Liga unos días después contra León, y ahí de nuevo respondió al desafío.

Si hay una virtud que tiene La Volpe es saber detectar al jugador talentoso, pulirlo, orientarlo e impulsarlo. Más allá de lo criticable que puede ser el timonel argentino por sus formas de enseñar, tácticamente es de los mejores entrenadores en el futbol mexicano, y uno de sus principales alumnos que no dejan de reconocerle su influencia es Rafael Márquez, quien triunfó en el Barcelona. Ahí, ya tenía un punto a su favor Lainez, el contar en sus inicios con un técnico que creyó en él para ponerlo en la vitrina.

Lainez se ganó su lugar con La Volpe, y lo peleó después con el sucesor Miguel Herrera. Hay voces que indican que lo más prudente era esperar dos años más para la salida de Lainez, pero lo cierto es que las oportunidades de emigrar a Europa no se presentan todos los días.

Jugadores como Hugo Sánchez, Rafael Márquez y Javier Hernández también emprendieron el vuelo muy jóvenes, con aproximadamente dos años más que Lainez, y triunfaron.

La decisión ya está tomada, y Diego está en un camino en el que lo espera un destino maravilloso, pero en base a paciencia sin querer acelerar procesos ni brincarse los tiempos, de lo contrario el final de la historia podría no ser tan feliz.

Dejar respuesta