JUGAMOS COMO NUNCA… QUEDAMOS DONDE SIEMPRE

TXT: ANTONIO RAMÍREZ ÁGUILA

0
94
El triunfo contra Alemania disparó las expectativas, pero al final no se pudo obtener el ansiado “quinto partido”.

No importa cuánto nos ilusionen o nos vendan estadísticas milagrosas, el resultado durante los últimos siete mundiales ha sido el mismo: México quedó eliminado en octavos de final, imponiendo un récord mundial de más eliminaciones en esta ronda.

Desde 1994 el tricolor ha calificado a todos los campeonatos mundiales y en cada edición ha superado la fase de grupos, algunas veces más fácil que otras y en algunas se necesitaron de milagros para avanzar.En su descargo hay que mencionar que sólo dos países han logrado avanzar a segunda ronda en siete mundiales consecutivos: México y Brasil. El otro era Alemania, pero esta vez quedó fuera en la fase de grupos.

La ronda de los 16 mejores se ha convertido en una especie de muro para México, pues si bien ha habido ocasiones en las que el equipo nacional fue vapuleado, en otras le ha jugado al tú por tú a potencias mundiales y hasta las ha dominado, pero siempre ha perdido por pequeños detalles y por no saber resolver a la hora buena.

Hemos tenido prácticamente en un puño a grandes equipos como Alemania en 1998, Argentina en 2006 y Holanda en 2014, son esas las ocasiones en las que México ha estado más cerca del quinto partido que se ha vuelto una obsesión para el futbol mexicano.

Pero hablemos de la reciente Copa del Mundo, en la que se comenzó con la ilusión a tope y se terminó como siempre, en octavos.

Antes de comenzar el Mundial todo mundo daba por eliminado a México, pues se veía muy difícil e incluso imposible avanzar en un grupo con equipos que demostraron ser escuadras de alto nivel competitivo y bien organizadas.

El temido primer partido fue contra Alemania, vigente campeón del mundo, pero que había mostrado muchas deficiencias en su rendimiento, y esas deficiencias fueron aprovechadas por México que sorprendentemente venció 1-0 con un gol del Chuky Lozano, siendo esta la primera vez en la historia de los Mundiales que México vencía a un campeón mundial vigente.

El enorme triunfo ante Alemania fue unenviónanímico importante, pues en la teoría sólo se necesitaba ganarle a Corea del Sur para avanzar, y eso ocurrió, con goles de Carlos Vela y del Chicharito Hernández. México ya tenía medio boleto para los octavos tras el triunfo de 2-1, pero ese mismo día, Alemania volvió a la vida tras vencer a Suecia 2-1.

Y así llegó el equipo mexicano muy confiado ante Suecia, pintando como absoluto favorito, pero la disciplina táctica de los nórdicos demostró ser letal y le encajó al Tri una abultada derrota con marcador de 3-0, la cual lo hubiera dejado fuera del Mundial, pero inesperadamente Corea derrotó a Alemania 2-0, con goles anotados en tiempo de compensación.

Con los seis puntos en la bolsa México avanzó a la siguiente ronda como segundo lugar de su grupo, para toparse con Brasil en los octavos de final, y el desenlace fue el mismo de otros tiempos: una gris Selección Mexicana no metió ni las manos ante el pentacampeón y perdió por marcador de 2-0 con un par de genialidades de Neymar que anotó un gol y puso el pase para el segundo tanto.

De esta manera terminó para México una Copa del Mundo más, con ilusiones rotas otra vez. Los más críticos dicen que México solamente puede aspirar a los octavos cuando mucho, aunque en la mente de los aficionados el sueño del famoso “quinto partido” seguirá vigente.

Un dato incómodo es que Estados Unidos y Costa Rica, equipos que en la teoría tienen un nivel competitivo inferior a México, han alcanzado ya el “quinto partido”. El equipo de las barras y las estrellas lo consiguió en Corea-Japón 2002 eliminando a México, y el conjunto tico lo hizo en Brasil 2014, venciendo sorpresivamente a equipos de gran jerarquía como Uruguay e Italia en la fase de grupos, y obtuvo su pase a cuartos de final venciendo a Grecia en penales.

Otro hecho a considerar en este Mundial es el fin de la llamada “generación de oro” mexicana que consiguió el título mundial sub-17 en 2005. En realidad fue una generación perdida, ya que ninguno de sus integrantes pudo ganar algo relevante en sus clubes o con la selección. Solamente cuatro de ellos llegaron a este Mundial: Carlos Vela, Giovanni dos Santos, Héctor Moreno y el Chicharito Hernández.

El futuro no pinta muy prometedor ya que la Liga MX está plagada de extranjeros y las oportunidades para los jóvenes son muy limitadas. La esperanza reside en algunos jóvenes talentosos como HirvingLozano, Rodolfo Pizarro, Diego Láinez, Edson Álvarez y Erick Gutiérrez, pero mientras en la liga se le dé más prioridad a lo económico que a lo deportivo, seguiremos estancados en octavos de final… si bien nos va.

Mención especial merece Rafael Márquez Álvarez. Cinco Copas del Mundo son un lujo que sólo cuatro futbolistas (Carbajal, Matthaus y Buffon son los otros tres) se han podido dar en toda la historia.

Dejar respuesta