Simuladores, lo más avanzado en educación médica

POR ANDREA DÁVILA CERVANTES

0
306
El Rector de la UAG, Antonio Leaño Reyes, con el médico estadunidense William de la Peña y junto a ellos el secretario de Salud Jalisco, Alfonso Petersen Farah.

La simulación en la Educación Médica ha presentado un desarrollo importante a nivel mundial, se ha convertido en una herramienta que favorece la adquisición de habilidades clínicas previo al contacto real con el paciente. Han creado un cambio en el paradigma de la educación de futuros médicos. Las aplicaciones son múltiples y cuentan con un potencial ilimitado.

La simulación en el área de la salud consiste en situar al estudiante en un contexto que imite algún aspecto de la realidad y en establecer, en ese ambiente, situaciones o problemas similares a los que deberá enfrentar con individuos sanos o enfermos, durante las diferentes prácticas clínicas.

Una de las grandes diferencias entre la enseñanza de la medicina con el modelo tradicional y la enseñanza basada en la simulación, es que durante el entrenamiento clínico en pacientes reales los alumnos deben de estar continuamente supervisados para evitar que cometan errores y corregirlos de manera inmediata, esto con el fin de cuidar la integridad y seguridad del paciente; en contraste, dentro de una simulación, los errores son permitidos por el instructor, con el fin de que el alumno aprenda de las consecuencias de su error, rectifique y vuelva a realizar el procedimiento de manera correcta, reforzando así sus conocimientos.

La simulación médica tiene su origen en la segunda mitad del siglo XX, y actualmente se registra un rápido avance tecnológico con modelos cada vez más sofisticados, con sistemas basados en computación.

En la actualidad, el uso de simuladores es una realidad gracias a avances en tecnología y a la sistematización de aspectos relevantes de la teoría de la Educación Médica.

Al poder replicar diversos escenarios clínicos mediante la simulación, se puede evaluar la adquisición de múltiples competencias tanto técnicas como no técnicas. Además, la simulación ofrece un foro para conceptualizar la enseñanza tanto en el ámbito del conocimiento como en aspectos técnicos y actitudinales. Se reproducen experiencias reales de pacientes.

Existen diversos tipos de simulación que son utilizados como estrategia de aprendizaje, entre estos se encuentran el paciente estandarizado, el simulador humano, el paciente híbrido, los simuladores virtuales y los simuladores de habilidades, todos estos favorecen el análisis crítico posterior a la realización de la práctica, pueden utilizarse para reproducir aspectos de la realidad en situaciones de riesgo y se observa el grado de dominio alcanzado por los participantes.

La Facultad de Medicina de la UAG inauguró un Centro de Simulación.

TIPOS DE SIMULADORES

  1. Pacientes estandarizados. Son actores entrenados para simular un paciente, fingen la enfermedad.
  2. Simulador humano. Son maniquíes que poseen similitudes anatómicas con el humano. Se utilizan para practicar ciertas maniobras clínicas y técnicas de exploración o incluso de cirugía.
  3. Paciente híbrido. Reúne las características de los dos anteriores; un paciente se coloca una prótesis y es el área que revisa el estudiante.
  4. Simulación de habilidades específicas. Se enfocan solamente en la habilidad que se va a practicar.
  5. Simuladores virtuales. Todo el contacto que se tiene es sobre una pantalla conectada a un software especial.

CENTRO DE SIMULACIÓN

EN MEDICINA DE LA UAG

La Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara inauguró el Centro de Simulación, en sus instalaciones del Instituto de Ciencias Biológicas (ICB).

Este centro está equipado con simuladores de alta tecnología y fue desarrollado para que el alumno realice desde prácticas elementales, como revisiones y exámenes básicos, hasta las más complejas, con maniquíes programados para diversos escenarios médicos como labores de parto y paros cardiacos, entre otros.

Dejar respuesta